¿En serio adoras a Dios... o adoras a otro "dios"?




SEGUNDO MANDAMIENTO: NO TE HARÁS UNA IMAGEN NI NINGUNA SEMEJANZA...

Esto significa que no debemos tener ni hacernos un dios a nuestra conveniencia, ni con nuestras manos ni en nuestra mente. Yo fui culpable de esto. Yo hice un dios a mi conveniencia. A mi dios nunca le importó si yo decía una mentirita piadosa por aquí o por allá... de hecho, este dios no existía. Él sólo era un producto de mi imaginación, una ''imagen'' que yo moldeé para que se adaptara a mí. ¿Es su Dios el que se revela en la Santa Escritura? Si no, entonces usted ha hecho un dios que se adapta a usted... y ha cometido el pecado más antiguo en el Libro. Las Escrituras advierten que ningún idólatra entrará en el Reino de los Cielos.

~Kirk Cameron.

Para más información visita www.aguasvivientes.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El Pastor de Japón vs. Los animes del mal

Mi Top 10 Canciones (solo instrumental) de Videojuegos